Llegan las vacaciones de agosto y queremos lucir iPhone. Las mejores opciones para esto por supuesto son las fundas semi-transparentes plásticas o las de silicona, pero estas últimas tienen un problema en verano, y es que con el calor se quedan pegadas al iPhone después de derretirse, pudiendo estropear el chasis o sobrecalentar la placa base. Vamos a ver dos casos, con dos fundas diferentes de silicona y cómo afectan al iPhone.

No deberías utilizar fundas de silicona para iPhone en verano

De vez en cuando compramos fundas para nuestro iPhone que no valen la pena o que no son de calidad. Esto puede pasar factura, estropeando el aluminio del chasis o incluso sobrecalentando los componentes electrónicos que forman el iPhone.

Hemos probado dos fundas de silicona diferentes, después de varias horas de exposición al sol, y la experiencia es bastante mala siempre en fundas de este material. Aquí tienes dos ejemplos:

  • Funda de silicona semi-rígida

funda silicona iphone 1

Como puedes ver, la carcasa se ha deformado totalmente, y eso que estaba puesta sobre el iPhone. Esta carcasa en concreto no ha tenido un impacto mayor, ya que a pesar de ser de silicona, es semi-rígida y ha tolerado bastante bien el calor del Sol. No obstante, otras carcasas más transparentes se derriten completamente.

Te puede interesar: Cómo enfriar un iPhone en verano o si se ha sobrecalentado

En el chasis de aluminio no deberían dejar marcas, a priori. Pero sí que podrían incrustarse en los conectores, en la cámara trasera o en el flash. Las fundas de silicona baratas, que taponan los conectores, son especialmente vulnerables.

  • Funda de silicona original de Apple:

funda silicona iphone apple

La funda estaba completamente limpia antes de exponerla al sol. Al cabo de unas 2 o 3 horas la funda “suda” ante descomposición de la capa más externa de silicona. Suelta una especie de grasa. El calor también ha blanqueado la carcasa y se le pega mucho la suciedad. Por dentro la capa aterciopelada protege al iPhone, pero no es la mejor opción para refrigerarlo.

Conclusiones

Las fundas de silicona para iPhone no refrigeran correctamente el terminal. Acumulan el calor, sobre todo las negras. La mejor opción es no llevar el iPhone a la playa o exponerlo al Sol, pero si tenemos que hacerlo, hay otras opciones más adecuadas:

  • Fundas para iPhone de piel: a mi me funcionan muy bien. El iPhone no se calienta excesivamente, sobre todo si la funda de piel es de color marrón.
  • Fundas de plástico rígido: de las mejores opciones. No refrigera tanto como debiera, pero sin duda son una buena opción barata. Cuanto más dura, más protegerá al iPhone de la luz y menos calor le transferirá.

¿Usas fundas de silicona para iPhone en verano? ¿Cuáles han sido tus experiencias?