Deberías enfriar el iPhone inmediatamente si se ha sobrecalentado por el sol o por estar cerca de un foco de calor. El verano es una época muy mala para los smartphone, ya que muchos de ellos se estropean por las altas temperaturas, para disgusto de sus dueños (y no lo cubre el seguro). Tampoco es nada bueno dejarlo cerca de un foco de calor, como una chimenea o una estufa. Hoy te damos algunas recomendaciones y consejos para enfriar tu iPhone en verano o si ha sufrido un “golpe de calor”, así que mantente muy despierto porque esto puede interesarte.

Enfriar un iPhone sobrecalentado

No me voy a andar con muchos rodeos. Si ves un mensaje como el de la siguiente captura de pantalla es que tu iPhone se ha sobrecalentado:

temperatura elevada iphone

Como puedes ver, el mensaje es bastante claro: “La temperatura del iPhone debe disminuir antes de que puedas usarlo”. Por no decirte que está a punto de autodestruirse en 5 segundos como las gafas de una peli que todos conocemos.

Esto ha ocurrido por varios motivos:

  • Sobrecalentamiento por estar cerca de un foco de calor: a mi me quedó encima de una estufa en invierno y casi se funde por completo.
  • Sobrecalentamiento por exposición al sol: sobre todo los iPhone de color negro atraen mucho más el calor hacia la pantalla. Sumado a un uso intenso podría quemar incluso el procesador, ocasionar daños en la placa base o los componentes que lo forman.
  • Sobrecalentamiento por un fallo de hardware: seguro que has oído alguna vez los casos de un iPhone que explota mientras carga, ¿verdad? Los cargadores chinos no pasan los mismos controles que los de Apple (que también pueden fallar), por lo que podrían calentar de más la batería ante un pico de tensión.

Te puede interesar: 5 fundas de iPhone para llevar a la playa o piscina

Sea el problema que sea, deberíamos actuar rápidamente para evitar que nuestro iPhone se estropee, así que te doy algunos trucos para enfriar tu iPhone rápidamente:

  • Ponlo en modo avión, con el brillo al mínimo y cierra todas las apps: rápido y conciso si la temperatura no es muy elevada. Esto bajará la temperatura de tu iPhone y se enfriará rápidamente.
  • Apaga el iPhone: si se ha sobrecalentado, da igual lo que vayas a hacer o la llamada que esperes. Apágalo. Esto podría salvar la placa base y evitar que se dañen los componentes electrónicos.
  • Desenchufa el iPhone del cargador: si estaba cargando y ha aparecido el mensaje, no pierdas ni un solo segundo. Desenchúfalo, espera a que se enfríe, y luego y habrá tiempo de cargarlo.
  • Quita la carcasa y plástico o cristal protector: esto tiene dos efectos. Por una parte facilita la refrigeración del terminal (el chasis de aluminio es un excelente conductor del calor) y además, evitará que el plástico se funda a la pantalla y no podamos quitarlo con facilidad más tarde. Mientras está caliente sí que es sencillo.
  • Ponlo en un sitio a temperatura ambiente, que no húmedo ni frío: aunque atrae la idea de meterlo en la nevera, aunque sea de playa, nunca debemos hacerlo. Lo primero para evitar la humedad de ese entorno, y lo segundo para evitar una bajada brusca de la temperatura. Hay metales que se endurecen al calentarlos y enfriarlos, otros se agrietan o se rompen, y el iPhone tiene diferentes tipos de metales de cada clase.

Cómo enfriar el iPhone en la playa

sol

Si estás en la playa y no puedes hacer algunas de estas cosas, te recomiendo un par de trucos:

  • Ponlo debajo de una sombrilla o al final de una bolsa y cúbrelo con algo blanco: los colores claros no atraen tanto al calor, y podrá recuperar poco a poco su temperatura.
  • Cava un pequeño hoyo en la arena: pues sí, la arena superficial suele estar caliente, pero no la que está unos centímetros por debajo. Envuelve el iPhone en algo que aísle de la humedad y ponlo en el agujero. No lo tapes obviamente.

Seguro que ya conoces estos peligros y muchas de estas soluciones, pero… ¿sabes por qué se agota antes la batería del iPhone en verano?

Espero que hayas podido enfriar tu iPhone y evitar que se estropee con alguno de estos consejos. Con lo que valen, deberíamos dejarlos en casa, pero a veces es algo que no podemos evitar.