Apple está en boca de todos, siempre. Ya sea gracias a los lanzamientos de sus nuevos productos, a los rumores y avances de los que vendrán (el nuevo iOS 10 en otoño), o a sus casi hilarantes y desesperantes actualizaciones de sistema semanales para, muchas veces, enmendar posibles errores (la iOS 10 beta 7 para desarrolladores y beta 6 para público en general, cuando la anterior había visto la luz solamente cuatro días antes), el gigante informático está constantemente en el punto de mira de seguidores, detractores y por supuesto, rivales.

Actualizaciones y Más Actualizaciones

Entre tanta actualización, versión y beta, la mayoría de apps tampoco se salvan. A estas alturas nadie duda de la calidad de los productos de los de Cupertino, ni de la fidelidad de sus usuarios a la marca. Tanto el atractivo diseño como la funcionalidad y la versatilidad de sus productos ha atraído a millones de personas a su bando. Pero la brutal presión impuesta de los señores Apple por sus numerosas mejoras obliga a los desarrolladores a lanzar constantes actualizaciones para mantenerse en la cresta de la ola y no sufrir el riesgo de quedarse obsoletas y definitivamente, abandonadas a favor de sus competidores.

Pros y Contras

Sin embargo, a menos que la función esté automatizada, este aluvión de actualizaciones puede resultar un tanto confuso y pesado para el usuario, pues el número de aplicaciones instaladas en el dispositivo incide directamente en el tiempo que diariamente se emplea en optimizarlas. Y así, además, aumenta la dependencia para mantener todas las apps al día, aunque a veces no ofrezcan más que cambios nimios que saturan el software y que suelen acabar pasando inadvertidos.

Por otra parte, y abogando a su favor, te aseguras de un funcionamiento de todas tus aplicaciones, la inexistencia (o casi) de fallos y la plena compatibilidad con tu dispositivo iOS, para que la experiencia sea más completa. Y si es una herramienta de trabajo, aseguras una mayor productividad y eficiencia, una razón de peso que relega a un segundo plano cualquier otra incomodidad derivada de la actualización constante de las apps.

Aplicaciones Para Todos

La carrera por mantenerse en el Top Ten de las listas es una lucha sin cuartel que parece no acabar con el fin de destacar entre sus pares. Por ello, la práctica más habitual es la de liberar una app en el momento en el que esté decentemente acabada, e ir corrigiendo errores y adaptándose a las demandas de los usuarios sobre la marcha.

Sin embargo, y afortunadamente, hay muchas otras aplicaciones que prevalecen a la necesidad de renovación constante gracias a una buena interfaz y a un buen soporte gráfico como la app de Poker Stars, o que triunfan por su diseño innovador como Reigns, el juego con más descargadas a nivel mundial en los últimos días, junto con Pokémon Go.

Apple Design Awards 2016

Apple celebró durante su conferencia anual, los premios a las aplicaciones mejor diseñadas: diez aplicaciones diseñadas por profesionales fueron galardonadas y, por segundo año consecutivo, se premió a las dos mejores apps realizadas por estudiantes. En esta edición ambas han sido juegos: Linum y Dividr.

Linum, exclusiva para iOS, es un juego de puzzles que consiste en unir puntos para superar los niveles, con una interfaz sencilla e intuitiva. Está disponible gratuitamente en la App Store. Dividr, exclusivamente también para iOS, es un juego en el que hay que superar obstáculos en 3D Touch para superar a un objeto en movimiento. También gratuita en la App Store.

Son muchas las novedades que salen diariamente alimentando y engrosando el mundo virtual. Algunas interesantes y otras no tanto. Todas ellas, que, por supuesto, conllevarán sus propias actualizaciones. Simplemente, es cuestión de decidir el cuándo y el cómo. Y mientras vayan apareciendo en el mercado, los usuarios tendrán más opciones para escoger, pudiendo disfrutar de miles de juegos y herramientas (desde cazar pequeños monstruos a gestionar tus cuentas), y de tantas apps como el ser humano sea capaz de concebir y la memoria soportar.